24 de Enero de 1915: una breve esperanza

“Justo antes de la medianoche, se hizo una grieta en el hielo de unos cinco metros de ancho y de kilómetro y medio de largo, cincuenta metros delante de la embarcación.” (Sur, p. 81).

Solo cinco días después de que el barco quedara atrapado se abrió una posible vía de escape, que se ensanchó aún más al día siguiente.

Shackleton y su tripulación intentaron por todos los medios posibles sacar el barco de donde estaba para que entrara en el canal, pero resultó imposible.

Tal y como describiría uno de los hombres, el barco estaba tan inmóvil “como una avellana en el medio de una tableta de chocolate”.

blog shackleton jesus alcoba